Aquí Sharon, una verdadera profesional